El Senado aprueba la reforma del Código Penal que convierte en delito el acoso a las mujeres que decidan abortar
Portada Senado

El Senado aprueba la reforma del Código Penal que convierte en delito el acoso a las mujeres que decidan abortar

La senadora del PSOE por Albacete y portavoz de Igualdad, Donelia Roldán, ha subrayado que se trata de “un gran avance en la defensa de los derechos de las mujeres” y ha lamentado que el PP siempre haya votado en contra de estos derechos

El Pleno del Senado ha dado luz verde a la proposición de ley, impulsada por el Grupo Socialista, que modifica el Código Penal para penalizar el acoso que sufren las mujeres que deciden abortar y los y las profesionales sanitarios que las atienden. “Un gran avance en la defensa de los derechos de las mujeres”, ha subrayado la senadora del PSOE por Albacete y portavoz de Igualdad, Donelia Roldán, quien ha dejado que esta medida “blinda el ejercicio libre, sin amenazas ni coacciones, de un derecho constitucionalmente reconocido”.

Con los únicos votos en contra del PP, Vox y UPN, el texto ha sido aprobado definitivamente en las Cortes, situando a España en el mismo espacio que otros países de nuestro entorno como Alemania, Austria, Reino Unido o Francia, que ya contemplan como delito obstaculizar el derecho al aborto.

Así, durante su intervención en la sesión plenaria, Roldán ha recordado que esta reforma del Código Penal partió de una moción del Grupo Socialista en el Senado, a instancias de varios colectivos feministas y de las clínicas, que han podido seguir el debate desde la tribuna de invitados.

Además, la responsable socialista ha lamentado que “el PP siempre ha votado en contra de los derechos de las mujeres, del aborto, de incluir la violencia de género en el Código Penal, y ahora por supuesto a que se incluya esta nueva violencia contra las mujeres”, subrayando que “nunca han apoyado ninguna ley que favorezca a las mujeres, incluso las han llevado al Tribunal Constitucional, ¿recurrirán esta reforma también?”

Asimismo, ha recordado que, a pesar de los avances, 47.000 mujeres fallecen cada año en todo el mundo tras practicarse abortos en condiciones de riesgo, incidiendo en la importancia de la medida que se ha aprobado, al tiempo que ha puesto de relieve la necesidad de frenar “esta cuarta oleada de ultraderecha que ha fijado en los derechos de las mujeres su objetivo, como estamos comprobando en Castilla y León”.